Publicidad En La Casa Radio

Por estas montañas corrió un niño que se hizo hombre con la disciplina y la rigurosidad del campo. De muchacho no hubo río, ni selva, ni frontera que lo contuviera. El joven aventurero creció entre el café y el monte con innumerables habilidades para desafiar el campo y recorrer el horizonte; era un caminante, también un enamorado, amiguero y conversador.
Entre estas montañas volaron globos de cien pliegos, sonaron serenatas, bailes, pólvora y canciones en discos de vinilo con el eco de su enorme amor por la música, una pasión que me contagió con la aguja de su radiola y ahí empezaron mis días tempranos de DJ. También aprendí a recoger café, a ganar dinero y a ser arriesgado porque hombres tan enormes solo pueden ser modelos para crecer a pesar de sus defectos parranderos y excesivos, pero casi siempre estuvo la familia primero.

En estas montañas creció y se hizo hombre Iván Gálvis Cano, caballero de sombrero y ruana, moreno alto él, de tez india con manos enormes con las que labró una vida en la tierra hasta que empezó a olvidarla, hasta que ella lo olvidó a él, que aún contaba recuerdos recientes como si fueran ayer en la tarde.

Descansa en paz, valeroso tío Iván. (en Salamina, Caldas)
https://www.instagram.com/p/Bqm9VAIgtvx/?utm_source=ig_tumblr_share&igshid=1c5r3hq8rulv2

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *
You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>